Casa Cavia, Buenos Aires

Julieta Caruso


Ideas gustosas


Cuando uno traspasa el umbral de Casa Cavia, inmediatamente siente que debe prepararse para vivir una experiencia particular. La casona antigua y con historia ya pone en clima, al igual que la decoración que ayuda a predisponerse a la sorpresa. Este mensaje emocional fue muy bien interpretado por la chef Julieta Caruso  quien hace ya unos meses es la encargada de comandar la cocina de este selecto espacio en el que conviven además, una librería y una florería


Inquieta y curiosa, esta chef que tuvo intensa formación en España, entre ellos en el prestigioso restó Mubariz,  buscó unir platos con literatura y flores, como un modo de ensamblar todos los espacios del lugar.

Así, con esta impronta, emprendió la búsqueda de proveedores locales y regionales para redescubrir sabores y elevar la calidad. En estos momentos cuenta con tubérculos de La Plata y de Cardales, cayote del NOA y lechuga y radicchio de Tres Arroyos, por solo nombrar unos pocos. También, harina de rosa mosqueta, una novedad con la que elabora panificados para la tarde y son provenientes de Lago Puelo y El Bolsón. 

¿Qué se puede degustar, con nombre propio? Plato de caracú pero renovado con un hueso comestible de mandioca, Plato inspirado en  Leopoldo Marechal.  También en representación de Julio Cortázar y sus “Historias de Cronopios y de famas” se presenta un plato con alcauciles acompañados de tupinambo y queso. La humita, en cambio, aparece en forma de Cremoso de maíz con alitas de pollo que alude a “Escenarios” de Santiago Sylvester. Y así sigue este menú que llega hasta el postre con algunos clásicos como el arroz con leche, pero con la presencia inmaterial de sus ingredientes. Sin dudarlo, una experiencia para vivir y revivir


Casa Cavia: Cavia 2985, Palermo Chico, Buenos Aires. 




Galería

Comentarios

Seguir leyendo