Viajar y comer

España, cuatro lugares imperdibles en Madrid


Cuatro lugares imperdibles en Madrid

La cocina española forma parte de nuestras raíces, por lo cual un tour gastronómico por Madrid resulta familiar y muy gratificante ya que nos permite saborear nuestra historia tal como en sus orígenes, con la técnicas intactas y los condimentos propios de cada región. Lo que se busque hay. Cocina vasca, catalana, andaluza, gallega y, por supuesto, un inmenso despliegue de frutos de mar y jamones. Un paseo por los alrededores de la Plaza del Sol, camino a la Plaza Mayor nos brinda , además de adoquines y edificios históricos, un sinfín de locales que despachan sandwiches tentación de todo tamaño y variedad. Jamones Serranos, Ibéricos y Retinto obligan a hacer un stop y entregarse por un rato al placer de saborear unos de los mejores embutidos de Europa. El Museo del Jamón y todas sus sucursales son otras opciones y también la gran cantidad de lugares que ofrecen paellas y pescados. Ahora bien, si uno cuenta con poco tiempo y quiere afilar la puntería para llevarse un buen recuerdo gastronómico, aca van cuatro sugerencias que no decepcionan:

1- Un lugar de tapeo:

El mercado de San Miguel: funciona en la plaza del mismo nombre, detrás de la Plaza Mayor, y es una atractiva construcción vidriada que conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX. Allí uno puede dar rienda sueltas al placer del tapeo y está abierto hasta muy tarde a la noche. Hay pinchos con aceitunas, de cerdo, de calamares. Paellas, sandwiches, delicias en hojaldres y frutos de mar preparados con ajo y con pimentones.

También sushi (lo más moderno del mercado) y delicias con cangrejo y salmones. En general el lugar está siempre colmado de madrileños y de turistas y la costumbre es comer de pie frente a uno de los puestos y amenizar el tapeo con sidra, cerveza o algún tinto de Rioja. Los precios son muy accesibles y hay opciones de 1 hasta 12 Euros.

2- Un lugar nuevo:

Lobby Market: sobre la Gran Vía y a pasos de la calle de Alcalá se encuentra este local amplio y muy trendy que rompe con lo clásico y aporta un aire de modernidad a las fachadas y edificios centenarios. Una gran pizarra con el menú del día y escaparates repletos de legumbres dan la bienvenida e invitan a sentarse en el área donde uno se sienta más a gusto. Para una comida al paso, relajada o encuentro entre amigos, están las butacas altas de la entrada, muy cerca de la barra. Mientras que el salón revestido en ladrillo a la vista y con lámparas galponeras dan privacidad a mesas para dos, cuatro comensales o grupos de trabajo. Entre las entradas que uno puede elegir hay croquetas de jamón Ibérico, burrata ahumada con compota de albahaca y pan de nueces y alcachofas fritas con chipirones, ente muchos otros ( desde 10 a 13 Euros) Entre los principales  hay platos de mar como pulpo, bacalao y merluza y carnes  como carrillera estofada con arroz o presa ibérica de bellota con setas de temporada. El aperitivo de bienvenida así como unos finger foods del comienzo son invitación de la casa, junto con unas aceitunas gigantes que se vuelven adictivas por lo tiernas y sabrosas. (el nivel de precios oscila entre 10 y 25 Euros por plato) Calle Gran Via 10.



3- Un lugar clásico:

El café del Gijón: Es uno de los cafés más famosos del mundo y se divide en área de café y otra de restaurante. Fue fundado en 1888 y sus paredes  fueron testigo de capítulos imborrables de la historia sociocultural de Madrid y del transcurrir del siglo XX. Es un sitio mágico que representa la impronta de la ciudad, con clasicismo, detalles de art nouveau y fotografías para atesorar. En su menú hay platos también clásicos como el rabo deshuesado en timbal de papas crujientes, timbal de bacalao, tournedo de cordero en salsa de miel y romero y entrecot de ternera con patatas panaderas, entre muchos otros. No es muy barato pero tampoco caro y conviene ir con tiempo para seguir los pasos de un servicio que rinde culto a la buena mesa sin prisa. (Paseo de los Recoletos 21).

4- Un lugar con show:

El Corral de la Moreria: A pocos metros del Palacio Real y de la Basílica de Santa María La Real de la Almudena está este tablao de flamenco donde los bailarines nos transportan por un rato al corazón de Andalucia. La comida es buena. Se puede elegir entre 6 menúes diferentes que están compuestos por 3, 6 u 8 pasos e incluyen el vino y el agua. Hay carnes, pescados y pastas basicamente y la relación calidad precio es correcta. Hay tres platos muy pedidos por los turistas: un tomate confit servido sobre un lecho de arroz al nero di sepia, una carne de vaca en cocción de 8 horas que resulta sumamente tierna y llega acompañada de vegetales grillados y un salmón crujiente con tres salsas cítricas: limón, naranja y pomelo. Los vinos que se sirven son de Rioja y el show que dura una hora y media matiza danza con canto. Muy estético y energizante. (cena con show sale 90 euros aproximadamente) calle de la Moreria 17, Madrid.


Galería

Comentarios

Seguir leyendo